Durante la última década, Panamá ha sido testigo de un crecimiento económico, social, inmobiliario y turístico, que ha sido tangible y reconocido a nivel mundial. Al país han llegado muchos extranjeros que ven una buena oportunidad de vivir y de invertir en Panamá. Las leyes panameñas, contienen un gran número de incentivos orientados a los sectores fiscales, laborales, migratorios y aduaneros, y esto, entre otros factores, ha permitido que Panamá se convierta en un país con grandes incentivos.

Invertir en Panamá – Datos Gogetit

* Panamá representa la segunda economía más competitiva de América Latina y el Caribe, después de Chile y seguido por Costa Rica.

* En el sector construcción aplica con frecuencia el modelo de negocios Joint Venture entre los actores que buscan invertir en Panamá, que básicamente implica la asociación de dos o más entes para iniciar un emprendimiento.

* El 66% del Centro Bancario Internacional panameño lo componen bancos extranjeros y el 59% de los activos del sistema bancario nacional son de bancos privados internacionales, 30% de bancos privados panameños y 11% de bancos oficiales.

Quien piense que invertir en Panamá no es una gran oportunidad, no está en lo cierto, ya que la economía panameña si hay algo que lo caracteriza, es la gran cantidad de oportunidades de trabajo y vivienda que ofrece tanto para panameños como para extranjeros. Es cierto que hay algunas limitantes (en lo que respecta a profesiones y oficios) que sólo pueden ser ejercidos por locales, pero eso no representa un impedimento para iniciar un nuevo negocio o permitir que las grandes compañías multinacionales, trasladen sus sedes al país, como lo han hecho hasta ahora.

Según información publicada por el portal Bella Vista News, la reciente Cumbre de las Américas que reunió a decenas de jefes de Estado y líderes de todo el hemisferio en diferentes ámbitos, puso en evidencia el crecimiento de Panamá en todos los sectores. Sin duda hubo mayor proyección de las potencialidades del país y de su atractivo para continuar siendo ente receptor de panameños y extranjeros en búsqueda de invertir en Panamá que obviamente influyen positivamente en el desarrollo del sector inmobiliario del país.

Basándose en los resultados del Índice de Competitividad Global 2014-2015, Néstor González, viceministro de Comercio Exterior, resaltó todos esos elementos que hacen de Panamá el lugar perfecto para recibir nuevos capitales: Panamá ofrece un amplio margen de leyes con incentivos orientados a los sectores fiscales, laboral, migratorio y aduanero, que incluye zonas económicas especiales. Además, las leyes que arropan el manejo en las zonas francas, ofrecen un régimen especial que favorece el establecimiento de empresas, cuya operación genera empleos y contribuye con la economía de bienes y servicios.

Por otra parte, la calidad de la infraestructura portuaria y aeroportuaria del país ocupan el séptimo lugar a nivel mundial. Esto, aunado a la ampliación, con nuevas líneas, del Metro de Panamá, trae consigo más oportunidades de desarrollo urbanístico en el sector este y oeste de la ciudad.

Para inversionistas con alto nivel adquisitivo, invertir en Panamá en zonas residenciales tales como Costa del Este y Panamá Pacífico, entre otras, representan áreas de mucho interés. En estas zonas se cuentan familias panameñas con alto nivel de ingreso y el sector de expatriados que representa un mercado clave para estas áreas.

Con respecto a los servicios financieros, los activos, depósitos y créditos mantienen una tendencia creciente, permitiendo que Panamá ocupe el séptimo lugar en accesibilidad a servicios financieros y décimo tercer lugar en acceso al crédito.

Ver más información aquí.

Si estás buscando información sobre casas en Panamá, no dejes de entrar en www.gogetit.com.pa.

Silvia Merida Pellicer
Content Manager de Gogetit. Autora de importantes reseñas informativas para Gogetit Noticias, “La fuente #1 de Noticias de bienes raíces en Panamá”.
Especializada en la búsqueda y el análisis de las noticias más importantes sobre bienes raíces en Panamá.